10 de marzo de 2011

La lengua como barrera para la inmigración. Ángela Merkel y el discurso en defensa del alemán “bien hablado”.

1. Introducción:
El pasado mes de octubre la prensa mundial recogía la siguiente noticia: “La Canciller alemana Ángela Merkel dijo, ante un grupo de la juventud de su partido Demócrata cristiano, que los inmigrantes no son bienvenidos si no hablan fluido y sin acento el alemán” . Rápidamente los blogs recogieron la noticia de la prensa y surgieron una infinidad de debates que en sí mismos pueden ser tan interesantes como las propias palabras de la canciller alemana. Es evidente que el lenguaje funciona como símbolo de identidad asociado a la nación. El estado moderno ha construido el concepto de nación, que ha prendido con fuerza y parece resurgir en el contexto de la crisis económica mundial que afecta particularmente a la Unión Europea.
Nuestra intención es analizar de manera general el discurso de Merkel y ver cómo es posible identificar nociones concretas como nación, identidad y comunidad lingüística.
2. Lengua, nación y comunidad.
Miguel Siguan caracteriza los estados miembros de la Unión Europea según las políticas lingüísticas que aplican, y define como monolingües a los estados “cuya política lingüística toma en cuenta sólo la lengua estatal identificada como lengua nacional. La política de promoción y defensa del monolingüismo puede coincidir con el reconocimiento de la existencia de diferencias lingüísticas e incluso con medidas limitadas en su favor.” (Siguan, 1996). Si bien aclara que Alemania posee una infinidad de dialectos, se comporta en los hechos en su política lingüística como si fuera estrictamente monolingüe.
Ahora bien, las lenguas nacionales nacen ligadas a factores socio-políticos, desde la expansión de los Imperios a la constitución de los Estados nacionales. Para ser una nación se necesita una unidad y la hebra fundamental que la teje es la lengua (estándar). El Estado tiene una lengua oficial que será el nexo entre los individuos y la administración.
“…sólo cuando aparecen los usos y funciones inéditas que implica la constitución de la nación, grupo completamente abstracto y fundado en el derecho, se hacen indispensables la lengua estándar, tan impersonal y anónima como los usos oficiales a que debe servir y, al mismo tiempo, el trabajo de normalización de los productos de los habitus lingüísticos.” (Bourdieu, 1985)
La definición más general de comunidad lingüística propone que es “…el conjunto de todas las personas que usan una determinada lengua” (Berruto, 1998). Si bien esta es una primera aproximación al fenómeno no da cuenta de su complejidad, así la definición de Kloss (1977: 225) reza: “el conjunto de las personas que tienen en común como lengua materna un determinado sistema lingüístico con sus distintas variedades dialectales, sociodialectales, etc.” (En Berruto, 1998).
Sin embargo, debemos separar las representaciones mentales que se tienen en la comunidad, que en este caso sería verse como monolingüe, de lo que realmente ocurre en la práctica con los hablantes, para ello la noción de repertorio lingüístico resulta útil:
“el conjunto de los recursos lingüísticos que poseen los miembros de una comunidad lingüística, vale decir la suma de variedades de una lengua o de más de una lengua empleadas por una comunidad social determinada. La noción de repertorio lingüístico quiere acentuar el hecho de que también las comunidades aparentemente “monolingües” presentan una situación que no es para nada monolítica”.

Los conceptos vertidos por Merkel plantean, en principio, un gran desconocimiento de la lengua en estricto sentido sociolingüístico, pero lo que subyace en realidad es una intención política de discriminar al otro, léase inmigrantes, porque es imposible que los alemanes hablen exactamente el mismo alemán. Lo que importa en verdad es la construcción de la comunidad imaginada: “nosotros, los alemanes” frente a “los otros, los inmigrantes”. (Cfr. Anderson, 1993)
El discurso de la canciller es bien claro, sin tapujos dice: “los inmigrantes fueron traídos como mano de obra, pensamos que se irían, pero no ha sido así, y la sociedad multicultural ha sido un fracaso”. El criterio utilitario del inmigrante como mano de obra es evidente, y tal vez lo más terrible sea que se hace eco de un supuesto “sentir nacional”.
Con este discurso Merkel se inscribe tanto en el purismo lingüístico como en el nacionalismo lingüístico. Es nacionalista puesto que defiende la lengua nacional, el alemán, y purista porque exige una competencia correcta por parte de los hablantes similar a la de un nativo, defiende así el estándar, defensa que lleva a límites que rozan el absurdo al pedir que se hable “fluido y sin acento”. El problema de la fluidez es abordado desde la teoría con diferentes grados de exigencia:
Bloomfield (1933), quien sostiene que un hablante bilingüe es aquél que posee un dominio de dos o más lenguas parangonable al de un nativo Otros autores (…)definen bilingüismo simplemente como la práctica de usar dos (o más) lenguas en forma alternada. Si bien la fluidez es un factor que aparece en muchas definiciones de bilingüismo, encontrar individuos fluentes como un hablante nativo en más de una lengua, es más una excepción que una realidad” (Barrios, 56)

Las campañas puristas se asocian a un sentimiento de invasión, defender mi lengua frente al otro, en este caso los inmigrantes que la hablan “mal” y por tanto la “ensucian”.
“Los movimientos de purificación,…, atacan la diversidad que existe al interior de una comunidad, reducen el número de formas lingüísticas consideradas legítimas y cuestionan formas de alteridad. Las consecuencias socio-identitarias de los mecanismos prescriptivos son de largo alcance, y la “impureza” atribuida a los elementos lingüísticos estigmatizados se traslada a quienes los emplean, en términos de estética y moralidad” (Barrios, 2009)
Respecto al acento es interesante como una marca que distingue al otro rápidamente, los hablantes identifican al que pronuncia diferente, así observa Romaine (1996:35)“la gente manifiesta opiniones rotundas sobre los acentos, incluida la idea de que son siempre otros los que tienen ‘acento’ y nunca uno mismo”. (En Barrios, 2008) Y plantea Barrios esto es una percepción errónea porque es imposible hablar de una variedad totalmente desprovista de acento.
Pero esto sirve para marcar de manera clara e indistinta al inmigrante, se va construyendo una imagen, el inmigrante es aquel que habla mal alemán, que no se integra, que no comparte los valores alemanes puesto que no sabe hablar alemán. En el discurso de Merkel hablar alemán como un alemán parece ser la única puerta posible a integrar la sociedad alemana, como si mágicamente una pronunciación “pura” transmutara al inmigrante en un verdadero alemán.
La motivación para entenderse con el otro es inexistente, no importa poder comunicarse como plantea Bourdieu (1985) “…sino la competencia necesaria para hablar la lengua legítima, una competencia que, al depender del patrimonio social, reexpresa las distinciones sociales en la lógica propiamente simbólica de las separaciones diferenciales, en una palabra, en la lógica propia de la distinción.”
M. Carrocio

BIBLIOGRAFÍA


ANDERSON, Benedict. Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo. Buenos Aires, FCE, 1993.


BARRIOS, Graciela. Etnicidad y lenguaje. Montevideo, Colección “Carlos Vaz Ferreira” FHCE, 2008.


----------------- El tratamiento de la diversidad lingüística en el “Debate Educativo”: paradigmas teóricos, representaciones y políticas lingüísticas. Publicado en: IV Encontro Internacional de Pesquisadores de Políticas Lingüísticas. Santa María, Universidade Federal de Santa María / Asociación de Universidades “Grupo Montevideo”. 23-31. 2009.

------------------------ “Repertorios lingüísticos, estándares minoritarios y planificación: el purismo idiomático en situaciones de contacto lingüístico”. En: Y. Hipperdinger (comp.) “Variedades y elecciones lingüísticas”. Bahía Blanca, EdiUNS. 15-39. 2009


BERRUTO, Gaetano. Fundamentos de Sociolingüística. Ed. Laterza, 1998.


BOURDIEU, Pierre. ¿Qué es hablar? Economía de los intercambios lingüísticos. Madrid, Akal, 1985.
HUDSON, R. A. La sociolingüística. Barcelona: Editorial Anagrama,1981.
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA (2001). Diccionario de la lengua española, 22ª edición. Madrid: Espasa Calpe. [Edición en CD- Rom de la 22ª ed., Madrid, Espasa Calpe, 2003] [Consulta en línea con enmiendas y adiciones: http://www.rae.es]
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA (2005). Diccionario panhispánico de dudas. Madrid: Santillana [Consulta en línea: http://www.rae.es]

SIGUAN, Miguel. La Europa de las lenguas, Madrid, Alianza, 1996.
http://www.trad.uji.es/asignatura/obtener.php?letra=K&codigo=37&fichero=1065775984K37 [Consulta 23/11/10]

ANEXOS

17 oct 2010 | 21:27 MSK ANGELA MERKEL: "LA SOCIEDAD MULTICULTURAL ALEMANA FRACASÓ POR COMPLETO"
http://anazamalloa.multiply.com/journal/item/1073
El debate sobre la inmigración se difunde en Europa a velocidades récord. Esta vez el foco de la polémica se ha instalado en Alemania. La canciller federal, Angela Merkel, anunció este sábado que todos los esfuerzos de su país por construir una sociedad multicultural habían "fracasado completamente".

Según admitió la líder de la conservadora Unión Cristiano Demócrata (CDU) frente a los jóvenes de su partido reunido en Potsdam, la idea de que los nativos puedan vivir junto a los inmigrantes en paz y felicidad no funcionó.

"A principios de los 60 nuestro país convocaba a los trabajadores extranjeros para venir a trabajar a Alemania y ahora viven en nuestro país (...) Nos hemos engañado a nosotros mismos. Dijimos: 'No se van a quedar, en algún momento se irán'. Pero esto no es así", agregó la canciller.
Dijo que la necesidad de integración de los extranjeros en la sociedad alemana es vital. Agregó que el Islam es bienvenido en Alemania siempre y cuando "reconozca nuestros valores fundamentales". Recordó que la percepción del Islam se caracteriza por la aplicación de la ley religiosa, la ausencia de igualdad de derechos entre hombres y mujeres, y los 'asesinatos por honor', cosas inadmisibles para un país "con valores cristianos" como Alemania.
Merkel advirtió que los inmigrantes deben aprender alemán para poder competir en el mercado laboral. "Cuando uno no habla el idioma del país en que vive, no sirve para nada, ni para el país ni para la sociedad. Por eso les digo en cada ocasión que tienen que aprender a hablar el idioma alemán con soltura y sin acento".
Invasión extranjera

Los comentarios de Merkel surgen poco tiempo después de que se revelaran los resultados de un sondeo, tildado de 'inquietante' por los expertos. La Fundación Friedrich Ebert calculó tras una investigación que un tercio de la población alemana cree que el país está invadido por los inmigrantes. Más del 50% de los alemanes toleran mal a los musulmanes, mientras que el 10% de los encuestados se muestran más radicales y dicen que el país debería ser dirigido 'con mano firme' por un "Führer".

En agosto, un funcionario del Banco Bentral de Alemania, Thilo Sarrazin, publicó un libro en el que expresó que la inteligencia de la sociedad alemana había disminuido por la inmigración musulmana. Mientras tanto, alrededor de cuatro millones de musulmanes consideran a Alemania como su "casa".

Poco tiempo atrás la canciller alemana mantuvo una reunión con el primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, con quien se comprometió a hacer mayores esfuerzos para garantizar la integración de los 2,5 millones de personas de origen turco que residen en Alemania, pues al parecer el país no tiene otra alternativa que admitir que millones de extranjeros ya forman parte de su población. Esto ya lo ha hecho el presidente alemán, Christian Wulff, que en uno de sus discursos señaló que "el Islam también pertenece a Alemania".